SECCIONES - TÍTULOS

Los relatos del blog están divididos en varios títulos genéricos que son "Reflexiones", donde hallaréis escritos espirituales y reflexivos, "Una mirada al Alma" donde podréis leer historias muy profundas de crecimiento personal, del alma, "El Romántico Obsoleto", que cuenta con relatos de humor, irónicos, historias de la vida cotidiana del ser humano, "Diálogos", que son como la palabra dice, conversaciones que suelen ser muy profundas y espirituales, y por último he publicado tres capítulos de una de las novelas en las que estoy trabajando "Alma Cristalina". Disfrutad con todos ellos y compartidlos si os animáis a hacerlo para ayudarme a difundirlos.

Gracias por leerme, bendiciones a todos.

martes, 8 de abril de 2014

PROCESOS DEL ALMA

REFLEXIÓN

Para confiar y continuar caminando debemos plantearnos si deseamos ser mente y ego, o corazón y alma, y saber que si elegimos lo primero, la brújula que nos indica el camino apuntará a un Norte diferente de la brújula de nuestro Ser. Un Norte te llevará a una dimensión terrenal, superficial, ilusoria, dentro de una matrix donde todo es falso e inventado por el inconsciente colectivo, y el otro te llevará a una dimensión donde por primera vez verás lo que es real, aquello que creías que era utópico, que era un ideal o un sueño, y te hará sentir cómo la felicidad te inunda y te expandes, creciendo en ti un gran amor que te hará brillar y ser quien eres de verdad, sin máscaras, sin miedos, sin dolor...

Cada alma, eterna viajera dentro de mundos, experiencias y cuerpos humanos, se adentra en un mar de aventuras que se alzan como niveles que van aumentando en dificultad, montículos cada vez más altos que hay que ascender, en un proceso que comienza desde el primer aliento, desde el primer momento en que nacemos.

He ido aprendiendo que esos procesos nos llevan por caminos, o tal vez esos caminos son esos mismos procesos, a través de los cuales nos enfrentamos a diversas pruebas, diversas batallas, tentaciones, decepciones, llantos, enfermedades... Tantas historias...
Esas batallas parecen ser provocadas siempre por lo que nos llega del exterior, y las tentaciones, y las decepciones, ect.
Cuando un ser humano se empieza a dar cuenta de que todo lo que está viendo a su alrededor es el resultado de su propia interpretación de lo que ve, cuando se percata de que la tentación nace de él, al igual que la decepción, y otras circunstancias que se le presentan en la vida, es cuando comienza a ser consciente de quién es.

El proceso de crecimiento del alma es una suma de diferentes fases que cada vez se van atravesando con mayor dificultad aparente, pero con mayor fuerza interior y mayor discernimiento y comprensión.
Con cada paso que damos, más nos acercamos a lo que somos en realidad, y más nos amamos y aceptamos.
Sin embargo, este camino no es fácil, hay que pasar por muchos sufrimientos o pruebas para darse cuenta de que en realidad todo estaba en nuestra mente.
El pensamiento, el ego, construye dificultades que no existen, son una ilusión, pero gracias a ellas, vamos superándonos, siempre que seamos conscientes de que esos obstáculos los hemos creado nosotros mismos.

Amar es la naturaleza de todas las almas, algunas lo hacen desde una pureza mayor, por su evolución, por su elevación, otras menor, pero todas son amor y se mueven en el mundo bajo el paradigma del amor.
El ser humano es un vehículo a través del cual el alma puede encarnar y experimentar lo que es ser materia, y lo que es sentir desde las emociones del ego.
El ego no es un enemigo, es un aliado, sin embargo, no debemos permitir que dicho aliado sea nuestro usuario dominador y controlador, no, el alma es quien debe tomar posesión de esa función y avanzar en su trayectoria aprendiendo lo que el ego muestra a su paso, sin dejar que éste influencie sus decisiones, sin permitir que éste nuble su capacidad de amar y de dar de manera incondicional.

A medida que el alma se eleva, o lo que es lo mismo, a medida que el alma crece dentro de nuestro cuerpo limitado, el ego se va haciendo más pequeñito, y se va limpiando y sutilizando. El alma es cada vez más grande, contiene mayor vibración de amor y es más pura y cristalina, más luz.



Cuando te sientes pleno y en paz, cuando miras a tu alrededor y todo te parece un milagro, cuando te das cuenta de que en realidad todo está bien, sin cuestionar nada, sin juicios, pero con ese amor que te hace llorar de emoción al mirar el cielo, al sentirte vivo, al percibir ese amor que nace desde lo más profundo de ti, de repente, te preguntas por qué permitiste que tu ego te hiciera tanto daño...

Te miras al espejo de tus semejantes, ves que cada uno de ellos es parte de ti, que todos viven o han vivido experiencias similares a las tuyas, que incluso el más hostil de los seres humanos puede reflejar algo de ti mismo, y entonces, recuerdas que todos somos uno, lo sientes en ti, y tu alma rebosa amor, comprende y trasciende lo humano, y la conexión con la Fuente se hace más presente que nunca...

Cada alma elevada dentro de un cuerpo humano sigue siendo un ser humano, por descontado, y no pierde el ego, pero aprende a vivir amándose, abrazando a su ego, comprendiéndose, valorándose, aceptándose, y limpiando cada rincón que aún esté por sanar.

Tras muchos tropiezos, heridas sanadas, equivocaciones, lágrimas, confusiones.., un día te despiertas y te preguntas dónde estás, qué estás haciendo aquí, y al mirar a tu alrededor, recuerdas que has venido de invitado a un lugar donde hacía falta que vinieras, y ya no reniegas por haber nacido en este sitio, te das cuenta de que tú lo elegiste, por amor, y que no te irás aún, por amor, llevarás a cabo tu plan divino, aquello que pactaste, por mucho que cueste, y lleno de amor, cubrirás de luz todo aquello que esté cerca de ti, alumbrando a aquellos que aún no hayan encontrado el camino, porque sabes que en cada puerto debe haber un faro que oriente a los que están llegando...

Así que, tu vida, elegida por ti, es un regalo divino, y ese regalo hay que disfrutarlo al máximo...

Y es ahí cuando regalas tu amor a través de la creatividad, escribiendo, pintando, componiendo, haciendo aquello que nunca te atreviste a hacer, y si ya lo hacías antes, de pronto lo haces con mucha fuerza, con mucha ilusión, deseando convertir lo que más te gusta hacer en tu profesión...

Y respecto a la pareja, o a ese ser que tanto anhelas hallar...

De pronto, te miras y dices -¿dónde está mi llama gemela?- y la empiezas a sentir dentro de ti, brillando fuerte, muy, muy fuerte, y una voz desde dentro de ti te contesta -yo soy tú- y ante ti se manifiesta esa energía en forma humana, puedes ver su rostro, le reconoces entre las personas que conociste hace poco tiempo, tú ya lo sospechabas, y al confirmarlo, todo tu mundo se detiene en un espacio de “no tiempo” donde puedes sentir su presencia como si estuvieras en la divinidad más extrema, en un éxtasis de amor supremo, y te das cuenta de que nada te separa de tu llama gemela, también eso era una ilusión.

No importa ya si tienes que atravesar muros, barreras, escalar montañas, tocar el cielo con tus manos, volar alto como un ángel y brillar como una estrella, porque nada de eso será imposible para que te unas con esa otra parte energética de ti mismo, pues ya estás unido desde hace mucho tiempo.



No importa que el pacto sea estar juntos en pareja humana, importa que el amor sea el motor que os una, un amor puro y sincero, un amor que nazca desde el alma, sin condiciones, sin miedos, sin dudas, pues es eso lo que hará que ambas almas se entrelacen por encima de cualquier ego, sombra o temor...

Y cuando ya sabes eso... nada importa, todo es muy relativo, porque la realidad es el sueño de lo escondido, la realidad es el amor que fluye en otros mundos y se va trasladando poco a poco a este, la realidad es que amar a tu llama gemela es algo que va inherente en ti mismo, algo que no se puede separar de lo que eres, algo que seguirá estando ahí pase lo que pase, veas lo que veas, te rechace o te acepte ese ser que amas, te reconozca o no, te ame conscientemente o dormido en su inconsciencia mental...

La conclusión es que no hay que sufrir, no hemos venido a eso, pero nos empeñamos en aprender sufriendo... es el destino que impone el ego...

Aunque tenga ego, deseo ser corazón..., así que, permito que mi alma me guíe hasta el final...

¿Qué decides tú?

Arael...

1 comentario:

  1. Gracias!!! Yo decido ser CORAZON!! Tus palabras me calaron tan hondo y en el mas justo momento.
    Un abrazo
    Andrea

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario...